el d_efecto barroco: políticas de la imagen hispana

Icono

Carnaval y holocausto, o por qué la fiesta no debe ser política

Interesante historia esta, de la prohibición oficial dictada sobre una carroza en el Carnaval de Río, que representaba una alegoría del holocausto judío. Ver notícia en El País.

20080202elpepuint_1.jpg

Los representantes de la comunidad judía de Río denunciaron la aparición de la carroza aduciendo “que el Holocausto fue un drama con seis millones de muertos que no puede mezclarse con los aires jocosos y de desenfreno de los carnavales”. Una juez aceptó la petición y manifestó: “Un acontecimiento de tal magnitud no debe ser utilizado como herramienta de culto al odio, a cualquier forma de racismo, además de la clara banalización de los bárbaros e injustificados acontecimientos practicados contra las minorías y liderados por la execrable figura de Hitler”. La carroza alegórica fue destruida antes del desfile.

Lo que encuentro interesante de esta historia no es el tema en sí, el holocausto, hipersensible donde los haya, sino a la cuestión de la adecuación del “formato” narrativo a este tipo de temas. Por ejemplo, Osias Wurman, ex presidente de la Comunidad Israelí del Estado de Río, comentó que “el Holocausto debe ser enseñado en las escuelas educativas, nunca en las de samba”. Por el contrario, Paulo Barros, de la escuela de samba Viradouro, afirmó que la sentencia “es una clara manifestación de prejuicio. Para ellos el carnaval es sólo juerga y traseros al aire. Si se hubiese tratado de una ópera, una música o una pintura, lo hubiesen permitido”. María Augusta, creadora en una escuela de samba, apuntaba que “las escuelas de samba ya sirvieron para difundir temas muy importantes, como los héroes negros en los años 60. La libertad es fundamental en el arte”.

Lo que nos lleva a pensar sobre las interesadas relaciones que se establecen entre los formatos “festivos” de las muchas manifestaciones públicas latinoamericanas y su supuesta incapacidad para transmitir temas de calado social, político o histórico. De esta manera, la “fiesta” sería el medio natural de expresión popular siempre y cuando no tuviera contenido político, cuando en realidad, la aparencia festiva de esas expresiones no debería ocultarnos la voluntad de reflexión que muchas de ellas proponen. Creo que, si estiráramos esto un poco más, acabaríamos estudiando cómo las instituciones que “avalan la cultura popular” han construido el papel social de la fiesta como simple válvula de escape de una supuesta “gozosa identidad”, más allá de concebirla como un altavoz de los intereses sociales y políticos de la gente.

Anuncios

Archivado en: políticas de la imagen

2 Responses

  1. Rubén dice:

    Y tu, ¿como hubieras votado?
    Yo estoy de acuerdo. El carnaval no es un lugar para la reflexión porque hsitóricamante no ha sido así. Este empujón por tratar temas importantes, sin embargo, me parece un empujón en la dirección correcta.

  2. Jorge Luis dice:

    la cuestión es que… quien está verdaderamente legitimado para censurar algo así? Quien debe decidir si un tema es o no apto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Acerca de este blog

El d_efecto barroco. Políticas de la imagen hispana: un proyecto de investigación sobre el mito barroco en el relato de lo hispano, iniciado en 2004
Exposición y catálogo/DVD en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), 2010-2011; Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Quito, Ecuador, 2011-2012
La memoria administrada. El barroco y lo hispano, Katz, 2011

Coordinación general: Jorge Luis Marzo y Tere Badia

A %d blogueros les gusta esto: