el d_efecto barroco: políticas de la imagen hispana

Icono

Y dale con las raices y la identidad

Según el Rey de España, “el arte nos cohesiona y engrandece como sociedad, al tiempo que nos proyecta como país fuera de nuestras fronteras”. Para el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, “la cultura española es raíces e identidad y, sin ellas, no se puede ir a ninguna parte, no hay cohesión y orgullo de pertenencia, ni solidaridad […] La globalización no puede acabar con lo nuestro, con lo que nos cohesiona como pueblo”.

Esta obsesión por definir el arte como fenómeno identitario parece un chiste y nos deberíamos reir… o no?

Ver noticia completa.

Anuncios

Archivado en: políticas de la imagen, , ,

Fco. Calvo Serraller y el barroco

Bueno, pues siguiendo el hilo de otra entrada reciente sobre las exposiciones de barroco que ahora proliferan aquí y allá, nada más suculento que el artículo que Francisco Calvo Serraller dedica al tema, en el que intenta dar su interpretación de por qué se ha producido esta atención internacional al gran estilo nacional español.

Su análisis refleja a la perfección la tradicional lectura hispanófila del y de lo barroco. Dice:

“Además de que se haya producido una feliz coincidencia y de que este interés haya ido en aumento a lo largo del siglo XX, me atrevería a decir que ha tenido no poca influencia en ello la crisis del modelo eurocéntrico, interpretado como el canon anglosajón, protestante y burgués, que ha sido hasta hace poco el dominante. En efecto, frente al puritanismo luterano, racionalista, sobrio e higiénico, la efectista explosión barroca, sensual y brillante, con su probada capacidad para el mestizaje antropológico y formal, supone un orden alternativo más elástico e inclusivo. Por último, al haber sido rechazado de entrada, no había sido visto, con lo que se entiende el favor que suscita en lugares donde hasta fechas recientes era una exótica rareza.”

O sea, el barroco español ofrece la salida idónea a la modernidad nórdica enquistada. El barroco, ese estilo “denostado”, según Calvo Serraller en el mismo artículo, habría estado agazapado durate siglos a la espera de su reconocimiento y triunfo final. En pocas palabras, parece sugerir que España siempre está por delante de los demás, y que respecto a los sentimientos de inferioridad sólo es una cuestión de tiempo el que se demuestren equivocados.

Así, el autor, identifica el barroco con la esencialista capacidad de la cultura española para ser universal, integradora, etc., cuando a nadie se nos puede escapar que el barroco español en América fue un ejercicio de aculturación, imperialista, tras cuyas fachadas doradas se esconde una de las mayores tragedias socioculturales de la historia.

Ver artículo de Calvo Serraller.

Archivado en: el (d)efecto barroco, , ,

capitalismo contracultural

Son esas cosas que ilustran a la perfección los modos en que se han contaminado la crítica y el mercado en beneficio mutuo.

Tienda del Moderna Museet de Estocolmo. Postal de la artista estadounidense Barbara Kruger.

kruger.jpg

Archivado en: el (d)efecto barroco, , , ,

El Museo Histórico de Estocolmo: ovación

Estocolmo. Suecia. El Museo Histórico de la ciudad (Historiska Museet) es toda una lección sobre cómo presentar un relato de la identidad nacional. Es muy difícil ver hoy en Europa y en el mundo una interpretación tan objetivamente crítica de lo “propio”, de lo “nacional”, aportando al visitante una distancia constructiva tan inteligente como enriquecedora de los modelos con que se ha ido pergeñando la misma idea de historia como de nación. Para sacarse el sombrero.

El museo está dedicado a la cultura vikinga y a la Edad Media. Sólo entrar, uno se encuentra con el siguiente aviso:

p1020107.JPG

O sea, cuidado (nos dicen) que los vikingos ni son suecos ni Suecia existía, por lo que intentar cualquier discurso de legitimación nacional en el pasado hará aguas.

Poco después, una sala recoge las diferentes interpretaciones interesadas que se han hecho de los vikingos en la propia Suecia, desde el siglo XIX y sus obsesiones de creación de un “dominio” histórico nacional, hasta el siglo XX con sus lecturas raciales y biologistas hasta los intentos por parte de la democracia de hacerse con una visión “pacífica” de la cultura de antaño.

p1020109.JPG

p1020113.JPG

En un plafón final, una vikinga negra, con la siguiente leyenda:

p1020111.JPG

p1020112.JPG

Pero la cosa no acaba ahí. En salas posteriores, en un brillante despliegue museístico, se nos interroga directamente sobre quién escribe la historia, preveniendo al público sobre la cuestión. Incluso muestran en clave del todo irónica a los próceres de la ciencia histórica responsables de los relatos que hemos heredado (Mommsen, etc):

p1020114.JPG

p1020117.jpg

Otro interrogante de lo más sutil: nos preguntan sobre cómo se ha organizado el mundo como archivo y a quién responde esa categorización:

p1020116.JPG

Y nos muestran visualmente qué ha salido elegido y qué se ha decidido que no tiene importancia. De forma verdaderamente fácil de entender:

p1020119.JPG

¿Por qué elegimos unos objetos y no otros?

p1020125.JPG

Y aún más allá: ¿quién nos cuenta de los objetos que nunca se han encontrado?

p1020124.jpg

Insisto en que muy pocas veces, por no decir ninguna, puede uno ver algo así en los cientos de museos históricos que recorren las capitales de los estados, siempre obsesionados en justificar lo nacional trazando líneas argumentales que se sumergen en los tiempos más remotos, identificando orígenes con maneras de ser.

Ni en los museos de Francia, Inglaterra, Alemania, Austria, Italia, México, Chile, Rusia, Bélgica, Suiza, Estados Unidos, Finlandia, por citar algunos, podemos encontrar cosas así.

Y de España, ¿qué podemos decir? Visitar el Museo de América en Madrid no sólo es un insulto a la inteligencia del visitante, sino un oprobio hacia los países americanos. Un museo obsesionado en presentar a las hijas de la madre patria como si se les hiciera un favor, esforzándose en dar una lectura cientifista con los viajes de Malaspina que apenas puede esconder el profundísimo sentido colonialista que opera detrás.

¿Qué decir de la famosa calavera que presidía hace unos años el recorrido del Museu d’Història de Catalunya, en Barcelona, junto a una etiqueta que lo databa hacía 3 mil años y que nos daba a entender que estábamos antes el primer catalán? ¿Qué decir del Museo Sabino Arana, en la sede del PNV de Bilbao, en donde guardan en una urna de vidrio un trozo de madera quemada perteneciente a la barandilla de la casa del fundador del partido y del país, orígen icónico de lo euskaldún?

Para que en la península encontremos museos como el de Historia de Estocolmo deberán pasar muchos años en los que tendremos que seguir rindiendo cuentas a una historiografía rancia y casposa completamente alejada de interpretaciones críticas, objetivas y distanciadas.

Para acabar con un ejemplo de cómo están las cosas en España, nada mejor que echar una ojeada al pasaporte español actual. ¿Alguien se ha dado cuenta de su aberrante gráfica? Una gráfica establecida en el año 2003, no en 1903. La primera página ya nos muestra un mapa del Atlántico con los viajes de Colón y con las 3 carabelas.

pass1.jpg

Pero eso no es todo. En las páginas sucesivas, se nos muestran diversos animales y sus procesos migratorios por el mundo, dando literalmente a entender que la llegada de los españoles a América fue un proceso natural, biológico, inevitable, de la misma manera que las ballenas recorren las corrientes marinas del mundo. Sin comentarios.

pass2.jpg

En fin, felicidades al Museo de Historia de Estocolmo.

Archivado en: políticas de la imagen, , ,

La imagen

Noticia aparecida en el diario español El Mundo, en la que se informa sobre un calendario realizado en Madrid en el que “un grupo de transexuales solicita la sustitución de las festividades religiosas por celebraciones sociales”. El calendario muestra transexuales en actitudes inspiradas por la iconografía religiosa católica de santos y vírgenes pero trastocándolos a través de una estética gay e “irreverente” (sic).
1255740247_extras_ladillos_1_0.jpg

Aparte de la simple y llana manipulación del diario, al señalar en el titular “Indignación entre los católicos por ‘la ofensa'” cuando después no aparece ni un solo comentario de entidades, colectivos o personas católicas que así lo acredite, lo más interesante de la noticia es ver hasta qué grado el debate sobre la “propiedad” de la representación de lo católico en España se define únicamente en el universo de la imagen. Los debates, discusiones y polémicas giran siempre entorno a la imagen y casi nunca tienen lugar en otros ámbitos de la comunicación. Por ejemplo, nunca se dirime en el terreno del lenguaje: expresiones comunes como “Me cago en Dios”, “ostia puta”, etc., no parecen representar una afrenta especialmente preocupante para los católicos, o al menos para los católicos integristas. En el mundo de la música pop, hay constantes expresiones “insultantes” al imaginario católico que no despiertan especiales malestares entre los sectores más proclives a ello.

La imagen parece catalizar todas las respuestas. La imagen “afecta”, más allá del intento del diario en crear un estado de opinión per se. Dejando también de lado la aspereza derivada de que los “gays” (ese “castigo de Dios” que lleva a asimilarlos al “ángel caido”, según la versión de la iglesia) se atrevan a suplantar la hagiografía católica y la propia tradición pictórica que les da cuerpo, lo interesante de todo ello es que la imagen de lo religioso en España es “religión” misma; cataliza una serie de valores trascendentes, pura iconofilia. En la imagen, y no en otro sitio, se dirime el hecho religioso. No en la palabra, no en la manifestación social, sino en la imagen.

Ver noticia completa

Archivado en: el (d)efecto barroco, , , , ,

“El periodo artístico español menos popular en el extranjero”

“Un acto de justicia para el periodo más desconocido del arte español en el extranjero […] uno de los periodos más deslumbrantes de la escultura española y que pese a ello no disfruta en el extranjero de la importancia que le corresponde”.

“Acaso por eso representa como ninguna otra escuela ese sentimiento trágico de la vida tan de Unamuno, tan español.”

En fin, de nuevo toda la retahila de topicazos, ahora salpicados de victimismo histórico (“somos desconocidos”) para anunciar una exposición del barroco español en tierras “herejes” como las inglesas: “¿Entenderá el público anglosajón, de naturaleza un tanto descreída, anglicano en el mejor de los casos, esta exposición?”, se pregunta la periodista.

Ver noticia completa.

Archivado en: el (d)efecto barroco, ,

El contra_efecto barroco

casa-barroca-en-napoli.jpg

Una vista de Nápoles.

Archivado en: el (d)efecto barroco,

Menoslobos

Impulsado por el colectivo de danza La Porta de Barcelona, se ha inaugurado un proyecto de reflexión sobre la política cultural en Catalunya durante los últimos años que se inicia con una serie de entrevistas a ex-responsables institucionales: Gemma Sendra, Xavier Marcé i Berta Sureda. Está claro que se cubren algunas espaldas, pero no deja ser interesante apreciar algunas cuestiones que se plantean.

Proyecto Menoslobos: http://www.menoslobos.org/

Archivado en: políticas de la imagen, , , ,

Catalunya y España

Texto del escritor Matthew Tree sobre las relaciones entre Catalunya y España. Aunque podrían matizarse algunas de las cosas que dice, por ejemplo poniendo ejemplos de otras lenguas presentes en la Gran Bretaña aparte del inglés (galés, escocés, irlandés) su radiografía sobre la percepción española del y de lo catalán es bastante atinada, si quitamos el puntito apocalíptico que la preside.

Acceder a texto (en catalán e inglés): m-tree-sobre-catalunya.pdf

Gracias a Curro Claret por la noticia.

Archivado en: políticas de la imagen, ,

Discurso de Gervasio Sánchez

Discurso pronunciado por Gervasio Sánchez (periodista y fotógrafo) durante la entrega de los premios Ortega y Gasset el 7 de mayo de 2008, y que fue ninguneado por la mayor parte de los medios de comunicación españoles (incluido el diario El País, que otorga el premio).

En el acto estaban presentes la Vicepresidenta del Gobierno, varias ministras y ministros, exministros del Partido Popular, la Presidenta de la Comunidad de Madrid, el Alcalde de Madrid, el Presidente del Senado y centenares de personas.

Estimados miembros del jurado, señoras y señores:

Es para mí un gran honor recibir el Premio Ortega y Gasset de Fotografía convocado por El País, diario donde publiqué mis fotos iniciáticas de América Latina en la década de los ochenta y mis mejores trabajos realizados en diferentes conflictos del mundo durante la década de los noventa, muy especialmente las fotografías que tomé durante el cerco de Sarajevo. ….

Quiero dar las gracias a los responsables de Heraldo de Aragón, del Magazine de La Vanguardia y la Cadena Ser por respetar siempre mi trabajo como periodista y permitir que los protagonistas de mis historias, tantas veces seres humanos extraviados en los desaguaderos de la historia, tengan un espacio donde llorar y gritar.

No quiero olvidar a las organizaciones humanitarias Intermon Oxfam, Manos Unidas y Médicos Sin Fronteras, la compañía DKV SEGUROS y a mi editor Leopoldo Blume por apoyarme sin fisuras en los últimos doce años y permitir que el proyecto Vidas Minadas al que pertenece la fotografía premiada tenga vida propia y un largo recorrido que puede durar décadas.

Señoras y señores, aunque sólo tengo un hijo natural, Diego Sánchez, puedo decir que como Martín Luther King, el gran soñador afroamericano asesinado hace 40 años, también tengo otros cuatro hijos víctimas de las minas antipersonas: la mozambiqueña Sofia Elface Fumo, a la que ustedes han conocido junto a su hija Alia en la imagen premiada, que concentra todo el dolor de las víctimas, pero también la belleza de la vida y, sobre todo, la incansable lucha por la supervivencia y la dignidad de las víctimas, el camboyano Sokheurm Man, el bosnio Adis Smajic y la pequeña colombiana Mónica Paola Ojeda, que se quedó ciega tras ser víctima de una explosión a los ocho años.

Sí, son mis cuatro hijos adoptivos a los que he visto al borde de la muerte, he visto llorar, gritar de dolor, crecer, enamorarse, tener hijos, llegar a la universidad. Les aseguro que no hay nada más bello en el mundo que ver a una víctima de la guerra perseguir la felicidad.

Es verdad que la guerra funde nuestras mentes y nos roba los sueños, como se dice en la película Cuentos de la luna pálida de Kenji Mizoguchi.

Es verdad que las armas que circulan por los campos de batalla suelen fabricarse en países desarrollados como el nuestro, que fue un gran exportador de minas en el pasado y que hoy dedica muy poco esfuerzo a la ayuda a las víctimas de la minas y al desminado.

Es verdad que todos los gobiernos españoles desde el inicio de la transición encabezados por los presidentes Adolfo Suarez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas.

Es verdad que en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabriquemos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas.

Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo y que me avergüenzo de mis representantes políticos.

Pero como Martin Luther King me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte.

Muchas gracias.

Foto premiada, de Gervasio Sánchez:

gervasio.jpg

Agradezco la noticia a Sara Muñoz.

Archivado en: el (d)efecto barroco, ,

Únete a otros 27 seguidores

Catálogo El d_efecto barroco. Políticas de la imagen hispana

La memoria administrada. El barroco y lo hispano

Archivo de prensa (impresa y online) de noviembre de 2010 a abril de 2012

Acerca de este blog

El d_efecto barroco. Políticas de la imagen hispana: un proyecto de investigación sobre el mito barroco en el relato de lo hispano, iniciado en 2004
Exposición y catálogo/DVD en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), 2010-2011; Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Quito, Ecuador, 2011-2012
La memoria administrada. El barroco y lo hispano, Katz, 2011

Coordinación general: Jorge Luis Marzo y Tere Badia