el d_efecto barroco: políticas de la imagen hispana

Icono

“Todos los ciudadanos, sea cual fuere su color de piel, serán denominados negros”

“A partir de la promulgación de esta Constitución, todos los ciudadanos haitianos, sea cual fuere su color de piel, serán denominados negros”. Así comienza el extraordinario artículo 14 de la Constitución de Haiti elaborada en 1804 por el líder independentista Jean-Jacques Dessalines.

Admito que me quedé sin palabras al conocer este documento. Creo que no fui el único. Fue esta declaración precisamente el eje del debate que se produjo en el Centro de Arte Reina Sofía en una de las jornadas que nos reunieron en el marco del encuentro “Memorias Disruptivas. Tácticas para entrar y salir de los Bicentenarios de América Latina y el Caribe”, los días 30 de noviembre y 1 de diciembre de 2010, organizadas por la red Conceptualismos del Sur.

En esa jornada en cuestión, el sociólogo y crítico cultural argentino Eduardo Grüner expuso, entre otras cosas -y partiendo de algunas de las premisas que ya fijó Susan Buck-Morss en su libro “Hegel y Haiti” (2000)-, lo que a su juicio era una de las principales herramientas para deshacer buena parte de los mitos conmemorativos de las independencias americanas: frente al discurso republicanista francés esgrimido por Simón Bolívar, por el cual los pueblos recién independizados adquirían una naturaleza ciudadana eurocéntrica, los haitianos proponían un réplica incontestable: “ya que ahora somos ciudadanos de mundo, entonces ahora todos son negros como nosotros”. Los efectos y ondas expansivas de esta declaración, tanto filosófica como políticamente, son de una fuerza abrasiva. Pero además, también contesta otro de los mitos fundacionales de lo americano, que reza lo siguiente: que si la aplicación de los principios universales republicanos ha sido un proceso más que cuestionable en los países latinoamericanos, siempre tenemos el hecho de la “integridad” del ser hispano como acceso paliativo al orden universal. Al declarar que son las implicaciones del ser “negro” las que representan un nuevo orden simbólico, “sean los ciudadanos de la raza que sean”, se desmantela con gran ironía las pretensiones esencialistas de las elites intelectuales hispanas, que basan en la integración de “los otros” en el sistema blanco de progreso el fundamento de su proyecto.

Vale la pena leer con atención las propias palabras de Grüner sobre esta cuestión, reflexionada por el autor en su libro “La oscuridad y las luces”.

Por cierto, estupendo el poster que se editó en ocasión del encuentro, realizado por Juan Carlos Romero, y pegado por muchas de las calles de Madrid. Romero realizó precisamente un taller en Traficantes de Sueños con el título “Todos somos negros”.

imagem-2.jpg

Archivado en: el (d)efecto barroco, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Acerca de este blog

El d_efecto barroco. Políticas de la imagen hispana: un proyecto de investigación sobre el mito barroco en el relato de lo hispano, iniciado en 2004
Exposición y catálogo/DVD en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), 2010-2011; Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Quito, Ecuador, 2011-2012
La memoria administrada. El barroco y lo hispano, Katz, 2011

Coordinación general: Jorge Luis Marzo y Tere Badia

A %d blogueros les gusta esto: